El color en tu casa

El color en tu casa ¿cuanto tiene de importante? siendo tu espacio de percepciones.

No hace falta cambiar el color de todo el departamento. A veces, sólo con una pared es suficiente para cambiarle a la cara a tu casa y sentirte mejor, como nueva. Te contamos qué efectos tienen los colores y con qué combinarlos.

¿Qué significa cada color?

 

Blanco.

Es la suma de todos los colores. Es el rey de la luz y es el adecuado para los ambientes pequeños. Fácil de combinar, va con todos los tonos. Si sigues apostando por paredes blancas, inserta toques de color con objetos, cuadros, cortinas, alfombras y muebles

 

 

 

 

 

 

salón verde

Verde.

Es el color de la naturaleza y de la tierra. Es perfecto para ti si amás el campo y los paisajes abiertos. Además,  es un tono que predispone al diálogo y al consenso y tiene un efecto tranquilizante y armonizador. Los verdes en toda su gama son las tonalidades que más espacio ocupan en la rueda cromática: pueden acercarse al azul (frío) o al amarillo (cálido) en su versión limón. Esto hace que sea muy útil a la hora de generar espacios y sensaciones en un ambiente. Eso sí, en exceso puede provocar un poco de asfixia. La combinación perfecta se da con amarillos, ocres y blancos.

 

 

 

 

 

azul

 

 

 

Azul.

Es un color que transmite seriedad, calma, tranquilidad, control, frialdad y, a la vez, frescura. Es ideal para las empresas, los colegios y los lugares de estudio y, combinado con el blanco, para las casas de playa. Es adecuado para todos los ambientes: en el cuarto de los chicos, da un toque de alegría y en la cocina o el comedor da un aire retro súper acogedor. Para combinarlo, hay que tomar en cuenta que queda muy bien con los tonos neutros y el blanco.

 

rojo sala

 

 

 

 

 

Rojo.

Es el color de la pasión, la aventura, el deseo y la transgresión. Tanto en sus versión “tomate” como en bordó, es un tono sólo para dar algunos toques dentro de los ambientes. En un living, por ejemplo, pinta una pared de rojo y las otras de blanco. El resto de la decoración (muebles, alfombras, cortinas) es ideal mantenerlo dentro de la misma paleta, el blanco y el negro.
 

 

 

marron sala

 

Marrón.

Del beige al chocolate, es el color que remite a la tierra y brinda estabilidad y seguridad. Al igual que el rojo, en su versión más oscura conviene utilizarlo en pequeñas dosis: es ideal para combinar con otras paredes más claras. Si sos osada y le querés dar un aire femenino, animate a combinarlo con rosa. ¡Te vas a sorprender del efecto que provoca! Si buscás una sensación relajante y tranquila, inclínate por combinar un champagne con blanco. Los muebles: lo ideal es que sean de madera un touch más oscuros.

 

 

 

 

naranja recamara

 

 

Naranja.

Es el tono del entusiasmo y la euforia que energiza y genera ganas de hacer cosas. De un impacto visual único, es súper amigable con muchos colores y produce un efecto de calidez inigualable. ¡Ideal para renovarte!.

 

 

 

 

 

 

 

Rosa.

Color ultra femenino, no sólo es adecuado para el cuarto de las nenas. Es perfecto, en su versión Dior, para pintar una pared de tu living o habitación. Combinado con blancos, rojos y otros tonos de rosa, es la opción ideal si eres una romántica empedernida.

 

 

 

¿Con cuál te identificas?. ¿Cómo quedará tu casa con ese toque mágico que ya estás imaginando?… adelante, ¡Ponle color a tu espacio!

One reply on “El color en tu casa

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *